Eficiencia y rehabilitación: ¿cómo impactan en la economía y el empleo?

28 enero, 2022 Eficiencia energética, Rehabilitación, Tendencias y Perspectivas
Hoy ponemos sobre la mesa datos sobre el impacto que la eficiencia energética y la rehabilitación del parque edificatorio pueden tener sobre la economía y el empleo en España. De entre todos los datos que se manejan destacamos que los planes ‘verdes’ en marcha aspiran a generar entre 38.000 y 88.000 nuevos empleos directos anuales únicamente para cubrir a los trabajos de sustitución de las envolventes e instalaciones térmicas de los edificios residenciales.

Hay dos grandes planes sobre la mesa que definirán la hoja de ruta en el sector de la construcción hacia la eficiencia energética. Por un lado, el “Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030” (PNIEC) y por otro, la “Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España” (ERESEE 2020). Ambos alineados y con unos objetivos muy ambiciosos de arranque inmediato y visión a largo plazo.

El “Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030” para España tiene como objetivo establecer las políticas y medidas que consigan reducir un 23% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en 2030 con respecto a niveles de 1990, y así avanzar en la senda hacia la neutralidad en carbono en 2050.

En la “Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España” (ERESEE 2020), se establece una hoja de ruta con escenarios de intervención, medidas e indicadores de progreso, para la rehabilitación del parque edificado, la transformación económicamente rentable de los edificios existentes en edificios de alta eficiencia energética y la descarbonización del sector en 2050.

Como se puede ver, ambos comparten el objetivo final de la neutralidad en carbono en 2050, un desafío sin precedentes.

Cómo van a afectar positivamente a la economía

Una parte sustancial del impacto económico de los planes antes mencionados tiene que ver con el cambio en el mix energético y el ahorro energético. Las importaciones de energías fósiles se reducen y se sustituyen por energías renovables de origen autóctono cuyo valor añadido se genera en una mayor proporción dentro de España. Por otro lado, el ahorro energético libera recursos que pueden ser gastados en otros bienes, lo que impulsa la actividad económica. Finalmente, otra parte muy importante tiene su origen en el impacto de las inversiones necesarias para materializar dichos cambios. Todo ello repercutirá de forma positiva en indicadores como el PIB y el empleo.

Importancia de actuar sobre el parque edificado. Punto de partida y ritmo objetivo

A estas alturas la importancia de actúa sobre el parque edificado es indiscutible. Según datos de Eurostat, los edificios son responsables del 40 % del consumo de energía y del 36 % de las emisiones de CO2. En España y con datos de 2018 -último año del que se disponen datos- el sector de la edificación, en su conjunto supuso aproximadamente el 30% del consumo de energía.

Para reducir tanto el consumo como las emisiones, estos planes cifran un objetivo de 1.200.000 viviendas rehabilitadas de aquí a 2030 con un ritmo creciente desde las menos de 30.000 que se dan a fecha actual hasta una velocidad de crucero de 300.0000 rehabilitaciones anuales.

Impacto sobre el PIB y empleo

Estas medidas de rehabilitación energética en edificios tendrán un impacto sobre el PIB nacional. El impacto sobre la economía es positivo en todo el periodo, generando un impulso económico estimado de entre 2.388 y 6.855 M€ adicionales entre 2021 y 2030, lo que supondría una contribución adicional del 0,47 % al PIB nacional en 2030.

Este efecto positivo estaría generado en la primera mitad del periodo por las inversiones movilizadas debido a la

sustitución de instalaciones térmicas y a medida que avanza el periodo, también lo hace el efecto de las

inversiones en rehabilitación de la envolvente térmica. El efecto del ahorro energético tiene un impacto pequeño

pero positivo sobre la economía.

El efecto sobre el empleo también es positivo en todo el periodo (ver figura siguiente). Se crearían entre 38 mil y 88 mil nuevos puestos de trabajo entre 2021 y 2030. El efecto positivo en el empleo estaría generado por las inversiones movilizadas debido a la sustitución de instalaciones térmicas en la primera mitad de la década y a medida que avanza el periodo, también lo hace el efecto de las inversiones en rehabilitación de la envolvente térmica. El efecto del ahorro energético es positivo y se hace más notable a medida que avanza el periodo.

Empleo generado, nuevos trabajadores necesarios

Específicamente en el sector construcción el “Plan Nacional Integrado de Energía y Clima” (PNIEC) estima que las nuevas medidas se traducirían en un aumento progresivo desde los 24.000 para este 2022 hasta los 118.000 trabajadores contemplados en 2030. La “Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España (ERESEE), afina para el ámbito de la rehabilitación energética y en términos de creación de empleo, este iría creciendo a lo largo de la década, comenzando por 38.000 empleos el primer año y concluyendo con 88.000, en paralelo al incremento del número de viviendas rehabilitadas.

Estas últimas cifras representan entre el 3 % y el 7 % de los ocupados en el sector de la construcción respecto a la media de ocupados durante el periodo 2018-2020. Es decir, entre 2018 y 2020 en España el sector de la construcción ha empelado de media a 1.248.000 trabajadores al año. Los 38.000 trabajadores adicionales necesarios para arrancar las actuaciones de rehabilitación masivas suponen un incremento del 3% y los 88.000 trabajadores que se alcanzarían suponen un 7,1 %.

Las variaciones en los últimos años se han situado en unos intervalos próximos, en 2018 se incrementó un 8,3 % respecto a 2017 y al año siguiente un 4,6 %.

Conclusiones

EL sector de la construcción, y en concreto la rehabilitación energética, será un pilar clave en la consecución de objetivos sostenibles y en la creación de efectos positivos para la economía. Hay mucho terreno ganado porque las soluciones se conocen y son plenamente factibles, lo que queda por delante es una actuación conjunta que las materialice. Incremento del PIB, incremento del empleo y ahorros en la factura energética serán los efectos cuantificables de forma más directa y todo ello a través de una decidida apuesta por una mejora de los aislamientos de los edificios y equipos de consumo más eficientes.

La conclusión de los planes arriba mencionados es compartida  por otros estudios realizados en otros países europeos: “La reducción de emisiones de GEI no es solo necesaria para contribuir de forma solidaria a contener el problema del cambio climático o una obligación de cara cumplir con los objetivos comunitarios de la Unión Europea, también se trata de una oportunidad económica, y que podrá materializarse siempre y cuando se gestione y aproveche todo su potencial de una manera justa y eficiente.”

Así lo hemos comentado en la sección de El Dato del Día en Capital Radio:


Identifícate

Identifícate más rápido utilizando tu cuenta de Google

Debes aceptar cookies para iniciar sesión con tu cuenta de Google

O utiliza la cuenta con la que te has registrado en Tinsa

Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario

Regístrate más rápido utilizando tu cuenta de Google


También puedes registrarte introduciendo los datos manualmente

Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.