Hora de renovar la auditoría energética de tu empresa

30 octubre, 2023 Eficiencia energética

La obligación de renovar cada cuatro años la vigencia de las auditorías energéticas que estableció el RD 56/2016 marca en rojo el calendario de 2024. Este próximo ejercicio coincide con la tercera renovación de las auditorías energéticas para aquellas empresas con más de 250 trabajadores y/o un volumen de negocio que exceda los 50 M€ o un balance general de 43 M€. Hoy te explicamos cómo una auditoría energética contribuye a la mejora de la eficiencia de los inmuebles y las compañías, con propuestas de ahorro que no siempre implican inversión y que permiten obtener deducciones fiscales. 

¿Qué es una Auditoría Energética?

Una auditoría energética es la investigación integral de todos y cada uno de los aspectos que afectan directa o indirectamente al consumo de energía en un edificio para el diagnóstico de oportunidades de ahorro y mejora de su eficiencia energética. En las empresas, la auditoría energética es un factor clave no solo para cumplir con ciertas regulaciones del Estado, sino para identificar los costes energéticos e implementar medidas de optimización y ahorro.

Los sectores a los que se dirigen las auditorías energéticas son los edificios del sector primario, secundario (invernaderos o naves de procesos industriales) y los sectores terciario y residencial. El espectro abarca desde edificios residenciales hasta hospitales, hoteles, centros deportivos, oficinas y comercios de todo tipo.

¿Qué diferencia una Auditoría Energética de una Certificación Energética?

Probablemente habrás oído hablar de los Certificados de Eficiencia Energética (CEE), diferentes de las  Auditorias energéticas. Te explicamos por qué. Un CEE es un documento que indica el consumo de energía de un inmueble (casa, oficina o tienda) y su eficiencia en términos energéticos. Proporciona información relevante identificando valores objetivos sobre sus características constructivas e instalaciones, y determinado las demandas de energía y climatización que tendrá el espacio para conseguir una situación interior de confort térmico.

Por su parte, una auditoría energética es una evaluación de la energía consumida en un inmueble con el objetivo de encontrar las ineficiencias. Las auditorías nos hablan del uso real del inmueble, la energía realmente consumida. Con la auditoria se obtiene un conocimiento suficientemente fiable del consumo energético de la empresa, se detectan los factores que afectan al consumo de energía y, sobre todo, se identifican, evalúan y ordenan las oportunidades de ahorro energético y económico. Ya se trate de un edificio, una industria o flota de transporte, la auditoría energética es una hoja de ruta para la mejora continua del consumo energético.

“Mientras que el Certificado de Eficiencia Energética (CEE) sitúa y evalúa la eficiencia de un edificio comparándolo a través de programas informáticos con otros de iguales características y situándolo en una escala de valor de consumo (A-G), la Auditoría Energética es una especie de análisis DAFO, que analiza las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de mejora de la eficiencia energética de un inmueble detectando los puntos de intervención en los que podemos ahorrar energía y dinero sin perder calidad ni confort del espacio interior y su uso.” comenta Lucía Martínez-Mata, Energy & Sustainability Manager de Tinsa España.

¿Cuándo es obligatorio realizar una auditoría energética?

El Real Decreto 56/2016, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE, establece la obligatoriedad de que todas las empresas con una plantilla de al menos 250 trabajadores y/o un volumen de negocio superior a 50 M€ o un balance general de 43 M€ realicen una auditoría energética cada 4 años, que cubra al menos el 85% del consumo total de energía final del conjunto de las instalaciones ubicadas en el territorio nacional.

Este RD 56/2016 recomienda que las auditorías energéticas se realicen según la norma europea EN-16247, que detalla cómo obtener los datos necesarios para auditar las 3 tipologías de instalaciones consumidoras: edificios, procesos y transportes.

Fases de una auditoría energética:

 

  • Recopilación de datos: sobre climatología de la zona en la que se ubica el edificio, año de construcción y posibles reformas realizadas. También tienen en cuenta informes gráficos de las instalaciones y de sus sistemas constructivos, horarios de uso y facturas energéticas.

 

  • Visita física al inmueble: medición e investigación de los procesos de producción y la morfología del edificio, así como revisión de las propiedades de los materiales, acristalamientos y técnicas de construcción.

 

  • Análisis del comportamiento energético del edificio: se estudia cómo se distribuyen los consumos eléctricos según tarifas (períodos valle, llano y punta). Representación gráfica de los parámetros de consumo eléctrico y revisión de la facturación energética del edificio. Investigación del consumo anual y del coste anual total.

 

  • Propuesta de mejora del comportamiento energético del edificio: Las oportunidades de mejora identificadas pueden ser de distintos tipos: las buenas prácticas o ahorros gracias a los cambios en la operación de equipos consumidores, la adquisición de tecnología más eficiente, la optimización del coste energético y la diversificación de las fuentes energéticas, como la optimización por cambio de combustible, o el autoconsumo por medio de instalaciones de energías renovables.

 

  • Análisis de viabilidad económica: Todas las propuestas de mejora incluyen notas sobre su viabilidad económica en un informe completo con recomendaciones personalizadas destinadas al ahorro energético.

 

  • Emisión del informe: Una Auditoría Energética es una herramienta útil para que las organizaciones conozcan su situación real respecto al uso de la energía y detecten las oportunidades de ahorro para alcanzar la máxima eficiencia energética y la optimización de procesos.

Ventajas de contar con una Auditoría Energética

  • Ahorro en la factura energética.
  • Optimización del uso de la energía (consumo eficiente de la energía).
  • Fomento de la eficiencia energética de las organizaciones.
  • Disminución de emisiones de gases CO2 a la atmósfera.
  • Reducción de los impactos ambientales y adecuada utilización de los recursos naturales
  • Impulso de energías alternativas y renovables,
  • Posicionamiento real de compromiso con el desarrollo energético sostenible.
  • Reducción de la dependencia energética exterior.

¿Necesitas una Auditoría Energética? Desde Tinsa te ayudamos

Tinsa España está registrada como Proveedor de Servicios Energéticos con capacidad para llevar a cabo auditorías energéticas en todo el país para grandes empresas y grupos de sociedades, la Administración Pública, empresas de cualquier sector y gestoras patrimonialistas de inmuebles. Contamos además con técnicos certificados por AENOR para la realización de las auditorías.

Solicita tu auditoría energética desde aquí o vía email a tinsa_certify@tinsacertify.com


Inicio de sesión

Identifícate más rápido utilizando tu cuenta de Google

o

Recordar contraseña
Volver a acceso

Registrate en Tinsa

o