Edificios de energía casi nula, ¿qué son?

12 abril, 2016 Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Eficiencia energética

Los edificios de energía casi nula son construcciones que reducen de forma notable el consumo al aprovechar fuentes renovables. Además, contribuyen a la reducción de gases contaminantes, que en el año 2020, pretenden reducirse en un 20% con respecto a los emitidos en 1990.

La importancia de los edificios de energía casi nula cada vez es mayor. El pasado mes de mayo se celebró en Madrid el Primer Congreso EECN donde más de 450 congresistas reflexionaron sobre los métodos y medidas a desarrollar para conseguir edificios de alto rendimiento energético tanto en los de nueva construcción como en los ya existentes, en base al cumplimento de la Directiva 2010/31/UE de 18 de mayo de 2010, que establece entre otros puntos:

  • La necesidad de instaurar acciones concretas en edificios que aún no ahorran energía.
  • Tener en cuenta las condiciones climáticas del entorno del edificio para aprovechar el mismo de forma eficiente y sostenible.
  •  Alcanzar un equilibrio entre las inversiones realizadas y los costes ahorrados a lo largo del ciclo de vida del edificio.
  • Utilizar instrumentos de ensayo y cálculo desarrollados con arreglo a las medidas de aplicación e la Directiva.
  • Desarrollar un método comparativo para calcular niveles óptimos de rentabilidad con respecto a los requisitos mínimos de eficiencia energética establecidos.

Pero, ¿dónde predominan este tipo de edificios de energía casi nula?

Dinamarca es uno de los países que apuestan por las viviendas con un bajo consumo energético. De hecho, Copenhague ha recibido recientemente el galardón a la capital verde europea 2014 por llevar a cabo interesantes proyectos urbanísticos como North Haven que mezcla innovación y eco-tecnología. Una ciudad modelo que aspira a convertirse en la primera ciudad  inteligente sin emisiones de C02 en 2025 al almacenar energía producida por turbinas eólicas que es consumida con posterioridad.

Entre los objetivos de Copenhague está la reducción de la emisión de 50.000 toneladas de CO2 en el año 2015, mediante iniciativas centradas en la apuesta por edificios públicos, comercios y viviendas de bajo consumo.

Otros países que destacan en su apuesta por edificios de bajo consumo en Europa son Alemania y Austria. Ciudades como Frankfurt o Hannover aplican a sus edificios el estándar Passivhaus (casa pasiva) surgido de una idea de los profesores Bo Adamson  y Wolfgang Feist en 1988.

Este concepto energético es aplicable en diferentes estilos arquitectónicos, construcciones y materiales, y tiene como objetivo limitar la demanda de energía a 15 Kwh/m2a para la calefacción y 15 Kwh/m2a para la refrigeración. De igual forma, la energía primaria total demandada por el edificio no debe superar los 120 Kwh/m2a.

En España, “La Torre Iberdrola” es otra clara apuesta por el ahorro energético en el trabajo al contar con 16 plantas exclusivas para oficinas con paredes bioclimáticas así como sistemas de regulación de luminosidad y climatización según las condiciones atmosféricas del exterior.

Todos estos ejemplos, denotan que los edificios verdes cuentan con un futuro prometedor en el sector, no solo por las normativas que se van estableciendo paulatinamente, sino también por las personas, que cada vez otorgan más valor a un bien tan preciado como la energía.

Fuentes de referencia


Identifícate
Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario
Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar