Videojuegos en el MoMA: de la sala recreativa a la de exposiciones

18 diciembre, 2012 Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Arte

¿Videojuegos como obras de arte? El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) responde afirmativamente a esta pregunta y anuncia la adquisición de 14 títulos para una exposición que pondrá en marcha en marzo de 2013.

La selección incluye clásicos entre los primigenios arcade, las aventuras gráficas o los juegos de estrategia. Además, la galería ha manifestado su intención de incrementar el listado en un futuro próximo.

Los juegos escogidos abarcan diferentes épocas, desde la década de los 80 hasta la actualidad, con Pac-Man como el título más antiguo de la colección.

¿Quién no ha oído hablar alguna vez del célebre comecocos? Pac-Man salió al mercado en 1980 de la mano de la compañía japonesa Namco (hoy, Namco Bandai Games) en un momento germinal para la industria del videojuego, dominada hasta la fecha por títulos como Space Invaders, y acabó convirtiéndose en uno de los más populares de la historia. Durante su primer año en el mercado se vendieron 100.000 copias y en su versión para la videoconsola Atari 2600 alcanzó las 7 millones de copias vendidas.

En cuanto al volumen de negocio, CNN Money señaló en una información con motivo del 25 aniversario de este arcade que la marca Pac-Man había recabado hasta la fecha más de 100 millones de dólares.

La marca Pac-Man ha recaudado más de 100 millones de dólares, según CNN Money

En torno al videojuego apareció una gran variedad de productos a la venta (cromos, juegos de mesa, una serie de dibujos animados, una marca de cereales, etc.), todavía hoy muy buscados entre los coleccionistas. Recientemente, una marca de relojes de lujo ha sacado una edición limitada con cuatro series de 20 piezas cuyo diseño se inspira en este videojuego y cuyo precio por unidad es de 17.900 dólares, según A blog to watch.

Hoy en día, además, los fanáticos de Pac-Man pueden adquirir reproducciones idénticas de la mítica máquina de monedas o de una mesa de cóctel, aunque estas joyas pueden llegar a alcanzar la cifra de 2.500 dólares (precios estimativos de Arcade game sales).

Junto a Pac-Man, el resto de títulos adquiridos por el museo son Tetris(1984), Another World (1991), Myst (1993), SimCity 2000 (1994), vib-ribbon (1999),The Sims (2000), Katamari Damacy (2004), EVE Online (2003), Dwarf Fortress (2006), Portal (2007), flOw (2006), Passage (2008) y Canabalt (2009).

El MoMA ha explicado en nota de prensa que la decisión de incluir esta categoría entre sus fondos responde no solo a la calidad visual y a la experiencia estética de cada juego, sino también al valor de su diseño o su interacción.

Estos dos criterios son rasgos característicos del arte contemporáneo. Desde que Andy Warhol elevara un objeto de consumo cotidiano a obra de arte, muchos campos que a priori no tenían relación directa con este mundo se han ido convirtiendo en fuente de la que beben infinidad de museos. En ocasiones estas muestras no están exentas de cierta polémica, circunstancia que desde el MoMA matizan al subrayar que los juegos son “una de las más importantes y a menudo discutidas expresiones de creatividad en el diseño contemporáneo”.
Fuentes de referencia


Identifícate
Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario
Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar