Sistemas para conservar frescos: El caso de la Capilla Sixtina

4 enero, 2013 Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Arte

Limpiados, desempolvados y enfriados. Así pasarán a partir de ahora los turistas que quieran ver la Capilla Sixtina. Más de cinco millones de personas visitan al año los frescos que pintó Miguel Ángel entre 1508 y 1512. Cinco siglos después, el estado de la pintura comienza a empeorar, por lo que las autoridades vaticanas han tomado medidas para evitar un desgaste mayor.

Capilla Sixtina
Juicio Final, en la Capilla Sixtina
Fuente: Wikimedia Commons

Como ya contamos en el post “Cómo influye la conservación en el valor de un libro antiguo”, hay diferentes agentes que perjudican el estado de piezas artísticas antiguas. En el caso de la pintura, esos elementos nocivos son:

  • El polvo
  • La temperatura
  • La humedad
  • El dióxido de carbono

Para luchar contra estos factores, en la Capilla Sixtina se llevará a cabo un cambio en los sistemas de ventilación y climatización. La entrada al habitáculo estará cubierta por varios metros de una alfombra que limpiará los zapatos y un sistema de absorción que reducirá unos grados la temperatura corporal y eliminará el polvo de la ropa.

El polvo es el mayor enemigo de los frescos de la Capilla Sixtina

El polvo es, precisamente, el principal enemigo de los frescos de Miguel Ángel y el factor más difícil de controlar. Los visitantes introducen pequeñas partículas que, debido a la humedad en el ambiente, se fijan a las pinturas. Por este motivo el Vaticano se ve obligado a realizar una spolveratura (desempolvamiento) cada dos años para mantener la obra en buen estado.

En la capilla se realiza la votación para escoger al Papa

La capilla fue construida entre 1471 y 1484, durante el pontificado de Sixto IV, del que toma su nombre. En la actualidad es la sede del cónclave cardenalicio, en donde se escoge al Papa. En su techo se coloca una chimenea para la ocasión de donde sale la tradicional fumata que anuncia si la votación ha fructificado o no.

Documental de la Capilla Sixtina

Fuentes de referencia
Magi, L. (2012) “Aspirados y frescos para entrar en la Capilla Sixtina” El País.
Koch, Tommaso (2012) “Nadie quiere retorcerle el cuello a la Capilla Sixtina para sacar dinero”. El País.


Identifícate
Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario
Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar