Gestión y Valoración de Activos Agropecuarios

30 mayo, 2013 Tiempo estimado de lectura: 10 minutos

Para analizar el amplio Sector Agrario convendría desagregar en, al menos, tres grandes áreas que, aunque estrechamente interrelacionadas, tienen suficiente empaque, entidad y autorregulación, como para constituir los Subsectores más importantes del mismo. Estas son la Agricultura, la Ganadería y la Agroindustria. Amén de otras dos áreas, una de ellas de extraordinaria importancia y que se realiza “sin base territorial”, la Pesca (no continental), siendo la otra la de Medio Ambiente.

Sin considerar los beneficios que aporta el amplio Área “Medioambiental”, que por otro lado no son nada desdeñables, nos encontramos con un sector que aporta un 2,7% del PIB y recoge algo más del 4,6% del empleo estatal (si bien está aguantando mejor que otros sectores el aumento del desempleo actual) por lo que puede ser considerado como un modesto pero fundamental cimiento de nuestra economía. Aunque entraña dificultad conocer con precisión en qué porcentajes pueden realizarse desplazamientos de los otros tres grandes sectores de la economía (Industria-Energía,

Construcción y Servicios), en aquellas actividades que generan tanto PIB como empleo y que se desarrollan en “suelos rústicos”. Muchas son de carácter lúdico (aprovechamientos y activos denominados “intangibles”), y todas ellas generadoras de “valor”. A modo de ejemplo, tan sólo la actividad cinegética anualmente mueve en España una cantidad próxima a los 2.500 millones de euros (prácticamente otro 0,25 % del PIB).

Nos encontramos además ante una multitud de alternativas, explotaciones y proyectos que están establecidos, o se pretenden establecer, sobre una amplia base territorial de más de 50,5 millones de hectáreas y ante un gran número de activos agropecuarios que, además de afectados por el principio de “temporalidad” (los activos pueden cambiar su valor con el tiempo), están expuestos tanto a posibles reducciones o minusvalías como a incrementos importantes de valor (incluso a corto plazo) como consecuencia de actuaciones, modificaciones, etc. provenientes de la gestión de los Organismos Públicos (Catastro, Registros de la Propiedad, Confederaciones Hidrográficas, etc.).

Existen numerosas circunstancias administrativas, legales y productivas derivadas de los distintos aprovechamientos viables que hacen importante la correcta gestión de muchos de los activos agropecuarios, de manera que pueda optimizarse su valor. Entre otras:

  • La gestión y estudio de optimización de las subvenciones agrícolas (Derechos de Pago Único).
  • La gestión, adecuación y mejora de los aprovechamientos cinegéticos (incluida la reducción de daños, tanto a la flora como a la fauna cinegética).
  • La gestión, mantenimiento y optimización de la adscripción de los Derechos de Riego.
  • Los Informes Técnicos, tramitaciones y certificaciones ante los organismos públicos (levantamientos, mediciones, modificaciones catastrales, certificados energéticos, etc.) generadores de valor.

Algunas cifras del Sector

La facturación de los tres subsectores principales ascendió el pasado año a 22.722 millones de euros, mientras el montante de las subvenciones se elevó a 6.526 millones de euros.

Las casi 4.000 Cooperativas Agrarias y Agroalimentarias españolas, que aglutinan a 1.160.000 asociados, facturan más de 17.400 millones de euros anualmente y proporcionan empleo directo a casi 95.000 personas.

España es líder mundial en superficie de viñedo, con 1.018.000 hectáreas, y el segundo exportador de vinos y mostos. La cabaña ganadera de porcino española se sitúa en el segundo lugar europeo con 26 millones de cabezas. En nuestro país se capturan anualmente en torno a 170.000 piezas de caza mayor y 16.870.000 piezas de caza menor. Y somos es el mayor productor mundial de aceite de oliva (más de 1.500.000 toneladas anuales) y también el mayor exportador.

Valoración de los Activos Agrarios

Existen diversos métodos de alta precisión para la valoración de inversiones, de activos, de inmuebles, de maquinaria, de vehículos, de mercancías, en general de bienes tangibles. Mediante procedimientos de síntesis y comparativos o mediante métodos analíticos, con la ayuda del cálculo financiero y mediante el análisis de inversiones, este tipo de activos pueden valorarse en una fecha determinada con precisión y rigor. En mercados estables pueden realizarse incluso predicciones fiables a corto y medio plazo. Todos estos procedimientos se aglutinan en cuatro métodos; comparación, actualización de rentas, coste de reemplazamiento y métodos residuales, que en la actualidad son utilizados en la práctica totalidad de los países con similares criterios procedimentales.

Valoración de Activos Medioambientales

La valoración periódica de los activos medioambientales debería propugnarse como una necesidad e incluso una obligación. Tendríamos que darnos cuenta y sensibilizarnos de lo que tenemos y, para ello, no hay mejor ejercicio que conocer el valor (convertirlo en unidades monetarias: euros, dólares, etc.) de cualquier transacción, objeto o disfrute, para realmente danos cuenta de lo que “valen las cosas”. El problema básico estriba en el sentido de propiedad. Parece evidente que la naturaleza y muchos de sus recursos podemos considerarlos como “res nullius” (cosa de nadie). Pero no son inagotables, y del mismo modo que todos somos conscientes, y más en estos momentos, del valor del bidón de petróleo, nos cuesta valorar otros “beneficios” ambientales que, si no se cuidan, pueden convertirse desgraciadamente en agotables, con el agravante de que algunos pueden ser insustituibles.

¿Qué nos ocurre con los “activos no tangibles”? ¿Es que no tiene precio el disfrute de la belleza escénica de un Parque Natural? O, mucho más sencillo, ¿Cuánto vale ese magnífico árbol que nos encontramos todos los días, camino al trabajo, y que simplemente porque esta ahí y siempre ha estado no le prestamos importancia? ¿Y si mañana no estuviera? Es importante destacar que existen procedimientos, en algún caso con alguna imprecisión, pero que al menos reducen o conducen a minimizar la subjetividad en la apreciación, puesto que cada vez son más aceptados por los organismos, las Administraciones y los particulares.

Desde la “Norma Granada”, excelente herramienta para la valoración de árboles y arbustos bajo el punto de vista ornamental, que continúa en constante evolución y mejora (los antiguos precursores, métodos ICONA y MOPU, aunque valiosos en su día, fueron quedando obsoletos con el paso del tiempo) pasando por los métodos directos e indirectos de valoración de “activos ambientales”, al menos ponen en consenso y establecen criterios, dado que no existe un “mercado de beneficios o perjuicios ambientales” al que podamos acudir. Aunque existen otros métodos menos conocidos y contrastados, pueden resumirse en los dos que a continuación se indican (siendo posible, en determinadas circunstancias, su utilización conjunta).

Por un lado, los Métodos Directos o “Contingentes”, fundados en las técnicas de encuesta, por lo que se requiere un gran número de muestras y tiempos relativamente dilatados en su elaboración. Se realizan encuestas iterativas al alza o a la baja del deseo de disfrute de un bien.

Por otro, los Métodos Indirectos, basados en crear mercados paralelos subrogados. Así mediante el método “Hedónico o de las Variables Hedónicas” puede determinarse en qué medida el “placer de consumir” un activo ambiental o el “dolor de sufrir” un perjuicio (por ejemplo: contaminación) afecta al precio de un conjunto de bienes para los que sí existe un mercado definido. También mediante el “Coste del Viaje” se evalúa el coste, tanto de oportunidad o tiempo como real o monetario, empleado en visitar un bien colectivo o intangible.

Datos de interés:

  • Tinsa, dispone de capacidad técnica, experiencia y cobertura geográfica nacional, contando con más de 60 Ingenieros Agrónomos e Ingenieros Técnicos Agrícolas.
  • Cuenta con un Departamento especializado en la Gestión Ambiental.
  • Dispone de un extenso banco de datos relativo a activos agrícolas derivado de su posición de líder en cuando a cuota de mercado en la valoración de activos agrícolas y agroindustriales.
  • Cuenta, así mismo, con Técnicos Especialistas Agronómicos en Portugal, Francia, Argentina, Chile y México.

Identifícate

Identifícate más rápido utilizando tu cuenta de Google


O utiliza la cuenta con la que te has registrado en Tinsa

Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario

Regístrate más rápido utilizando tu cuenta de Google


También puedes registrarte introduciendo los datos manualmente

Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.