La Sagrada Familia, la importancia de los monumentos inacabados

3 julio, 2012 Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Historia

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona es el único monumento español que estando en construcción recibe millones de visitas al año. Cuenta con 130 años de antigüedad y ha sido un revulsivo económico para el entorno y para la ciudad condal desde sus inicios. Un caso arquitectónico curioso donde se entremezclan el interés cultural de los visitantes por la originalidad del templo y la imposibilidad de verlo finalizado.

Orígenes de la Sagrada Familia

El monumento de Gaudí comenzó como un proyecto de la Asociación Espiritual de Devotos de San José para promover la construcción de una iglesia expiatoria dedicada a la Sagrada Familia. Gracias a los donativos, la entidad adquirió una parcela en el centro de Barcelona donde en 1882 se iniciarían las obras del edificio, empezando por la cripta situada en el ábside.

Antonio Gaudí no fue el primer arquitecto del templo. La asociación puso la obra en manos de Francisco de Paula del Villar y Lozano. Un año más tarde y por discrepancias con los promotores, Villar y Lozano abandonó la dirección y Gaudí  tomó las riendas del proyecto.

Del Gótico a Gaudí

Una de las aportaciones de Gaudí a la arquitectura es la superación del gótico. Encontró defectos en el sistema estructural, tales como contrafuertes y arbotantes muy expuestos y vulnerables, estructuras complejas y frágiles (el derribo de una parte puede afectar a todo el edificio), así como una disposición poco resistente a fenómenos como el fuego, las humedades…

la Sagrada Familia
Vista general de la Sagrada Familia

Para solucionarlo, Gaudí apostó por utilizar una cubierta doble de piedra para aumentar la vida del edificio y suprimir los elementos estructurales más vulnerables haciendo más vertical todo el proyecto. También usó columnas inclinadas y ramificadas en forma de árbol.

El proyecto de Gaudí se basa en planteamientos clásicos pero incorpora formas y volúmenes muy innovadores y diferentes.

Después de Gaudí

Cuando Gaudí muere en 1926, el edificio cuenta ya con la cripta, la fachada del ábside, el portal del Rosario al claustro del Nacimiento, el edificio de la escuela parroquial y el primer campanario, San Bernabé, de la fachada del Nacimiento. Faltaría todavía mucho por construir. La asociación encargada de la gestión del proyecto decidió continuar con la obra pero respetando los planos iniciales de Gaudí.

A día de hoy y desde la fecha de la muerte de Gaudí, el monumento tiene ya construido el interior (2010), así como los cuatro campanarios de la fachada del Nacimiento y cantorías en la fachada de la Gloria y en las naves laterales. También cuenta con bóvedas en la nave central, en la de los evangelistas Mateo y Juan, así como en el deambulatorio del ábside y en el crucero. El ventanal central de la fachada de la Pasión ya está igualmente terminado.

la Sagrada Familia
Interior de la Sagrada Familia. (Fuente: Wikimedia Commons)

Vídeo de cómo será la iglesia una vez finalizada

Un monumento en construcción

Pese a que la Sagrada Familia todavía está en construcción, anualmente recibe más de dos millones de turistas provenientes de ciudades españolas y del extranjero. Incluso autoridades como el Papa Benedicto XVI ha querido conocer el complejo. ¿El motivo? La consolidación del templo como un icono cultural de Barcelona y España, así como la creatividad y el estilo arquitectónico único de Gaudí.

Este tipo de visitas aumenta el número de pernoctaciones en hoteles de la ciudad, las consumiciones en restaurantes y bares y las compras, así como el uso de los transportes. De hecho, el ayuntamiento de Barcelona estimó en casi 30 millones de euros las ganancias provenientes de la visita del Papa al templo.

Por otro lado, la UNESCO ha calificado de “excepcional contribución” las creaciones de Gaudí a la evolución de la arquitectura. De hecho, la obra del arquitecto en la fachada de la Natividad y la cripta de la Sagrada Familia, junto a otras seis construcciones (Parque Güell, Palacio Güell, Casa Milá, Casa Vicens, la Casa Batlló y la cripta de la Colonia Güell) forman parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1984, ratificado en 2005.

Fuentes de referencia:


Identifícate
Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario
Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar