El futuro de las compras, ¿pasa por las bolsas de plástico?

12 junio, 2012 Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Curiosidades

Hace aproximadamente un mes, la ciudad de Los Ángeles prohibió las bolsas de plástico en supermercados y tiendas de alimentación. Esta medida, iniciativa de un movimiento ecologista, pretende reducir el uso de aproximadamente 12.000 millones de bolsas diarias según datos aportados por Plastic Bags Laws.

En 2011, en España se aprobó la Ley de residuos y suelos contaminados. Entre los diferentes puntos y objetivos tratados en esta ley con respecto al uso del plástico, destacan:

  • La disminución del uso de hasta un 60%  de las bolsas comerciales de plástico en 2013.
  • La inclusión de mensajes en 2015 que informen sobre las consecuencias de un uso excesivo de bolsas de plástico en el medioambiente.
  • La desaparición y prohibición de las bolsas de un solo uso y no biodegradables en 2018.

Los primeros resultados empiezan a dar sus frutos. Según Asucova (Asociación de Supermercados de la Comunidad Valenciana), los consumidores utilizan una media de una bolsa por cada 15 ó 20 euros de compra y hacen un uso más racional de las mismas en comparación con cifras como las de 2009, cuando se realizó en España un consumo anual aproximado de 14.000 millones de bolsas de plástico.

¿Qué alternativas existen a las bolsas de plástico tradicionales?

Las restricciones exigidas por ley y la cada vez más amplia concienciación social, han obligado al sector del plástico a ofrecer alternativas de consumo que sustituyan a las bolsas de plástico tradicionales. De esta forma, podemos encontrar:

  • Bolsas de plástico tradicional reutilizable: Solución medioambiental óptima, 100% reciclable que emplea tintas no tóxicas, y reduce la emisión de gases CO2 a la atmósfera. Con una capacidad aproximada de 21 litros, puede ser reutilizada alrededor de 15 ocasiones.
  • Bolsas de plástico biodegradable: Con un coste mayor, lo que dificulta un uso masivo de las mismas. Realizadas con elementos naturales como la fécula de patata o el almidón.
  • Bolsas con plástico reciclado post-consumo: Muy utilizadas en países como Alemania, pero no tanto en España.
  • Bolsas de plástico oxo-degradable: Facilitan la descomposición gracias a la aplicación de un aditivo que no encarece el precio de la bolsa.
  • Bolsas de rafia: Fabricadas con distintos tipos de materiales plásticos, cuentan con una gran resistencia, durabilidad y tamaño.

Para Pedro Melgarejo, responsable de la línea de negocio de Envases y Embalaje del Instituto Tecnológico del Plástico Aimplas: “el sector del plástico no sólo dispone de formatos compatibles con la legislación, sino que además se ha demostrado que son los de menor impacto medioambiental, situación que las grandes cadenas de distribución conocen y que les ha motivado a seleccionarlos. Lo más importante es que los consumidores seamos conscientes de que cuando cogemos y utilizamos estas bolsas de la forma adecuada estamos contribuyendo a la conservación del medioambiente”.

Fuentes de referencia:

Sáiz, E (2012) “Los Ángeles prohíbe el uso de las bolsas de plástico”. El País
Terrasa, R (2012)
“La crisis de la bolsa del súper”. El Mundo
Instituto tecnológico del plástico.


Identifícate

Identifícate más rápido utilizando tu cuenta de Google


O utiliza la cuenta con la que te has registrado en Tinsa

Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario

Regístrate más rápido utilizando tu cuenta de Google


También puedes registrarte introduciendo los datos manualmente

Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar