Las profesiones más extravagantes: el caso del afilador de lápices

5 diciembre, 2013 Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Curiosidades

Cada vez son más las personas que deciden emprender e iniciar una aventura profesional. Buena parte de estas iniciativas están relacionadas con las más modernas tecnologías, conocidas como “start up”. Este no ha sido el caso de David Thomas Rees, un dibujante que ha convertido una simple tarea personal en su trabajo. ¿Quieres saber de qué se trata?

David Rees es un dibujante de tiras políticas que desarrolló su carrera en la primera década de este siglo. En este periodo tuvo cierta relevancia, participando con cierta asiduidad en medios tan importantes como Rolling Stone, GQ o The Nation.

David Rees, afilador de lápices, tiene más de 2.000 clientes

El punto álgido de su carrera llegó cuando The Huffington Post lo contrató para participar de manera habitual en “Get your war on”, un serial que nació tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, Rees no tuvo el éxito esperado y terminó abandonando la profesión en 2010.

Afilador de lápices, una nueva profesión

En ese momento, Rees no sabía qué le depararía el futuro. Fetiche de los lápices, especialmente de los del número 2, ofreció su experiencia por Internet para afilar los lapiceros de manera artesanal. Aquella aventura, que comenzó cargada de ironía, se ha convertido en el medio de vida del dibujante estadounidense.

La empresa de Rees, Artisanal Pencil Sharpening, tiene más de 2.000 clientes en la actualidad. Previo pago de 35 dólares, cada usuario envía su lápiz al dibujante para que este lo deje perfectamente afilado mediante diferentes tipos de cuchillas. Tras finalizar el proceso, el artista lo devuelve, junto con las virutas sobrantes. Si el cliente lo pide, el lápiz irá acompañado de un dibujo original certificado (60 dólares).

Rees cobra 35 dólares por afilar un lápiz de manera artesanal

Tal fue la expectación por conocer esta nueva profesión que el propio David Rees publicó un libro. How to sharpen pencils se está vendiendo muy bien. La tienda online Amazon, la más grande del mundo, lo sitúa dentro de los 30.000 libros más vendidos. Además, la revista New Yorker valoró positivamente este título.

La de afilador de lápices es una profesión muy peculiar, aunque no es la única. ¿Conoces más trabajos tan extravagantes como este?
Fuentes de referencia
Arnaz, R. (2013) “Cobra 35 dólares por sacar punta a mano a los lápices… y consigue 2.000 clientes”.
Artisanal Pencil Sharpening.
Charpentier, D. (2013) “Ex dibujante se gana la vida sacando punta a lápices”, Biobiochile.
Fox News (2013) “New York man tires of sharpening pencils for $35 a pop”.


Identifícate
Si aún no has creado tu cuenta, REGÍSTRATE AHORA.
Recordar contraseña
Volver a acceso
Crear nueva cuenta de usuario
Si eres un usuario registrado, INICIA SESIÓN.
Llamar